El láser y las radiofrecuencia se utilizan de dos formas distintas para el tratamiento de las várices. Hay un tipo de láser/radiofrecuencia para tratar venas pequeñas en consultorios y otro tipo de láser/radiofrecuencia para aplicar en quirófano a las várices grandes.

 

Láser y radiofrecuencia transdérmicos

Se emplean en consultorio y sirven para las venas más pequeñas y superficiales (las ‘arañitas’ o ‘telangiectasias’). En muchas ocasiones el mejor resultado se logra con tratamiento combinado entre láser o radiofrecuencia con tratamiento esclerosante (inyecciones).

El tratamiento se divide en sesiones. En cada sesión tratan varios sectores de las piernas. La cantidad de sesiones depende de la cantidad y tipo de venas que tenga cada paciente, y del grado de detalle que se quiera alcanzar en la desaparición de venas. No hay problema en suspender el tratamiento por un tiempo y retomarlo luego.

¿Qué hacen el láser y la radiofrecuencia?

El láser y la radiofrecuencia transmiten energía para tapar las venas y evitar que se vean.

 

¿Duele?

El láser y la radiofrecuencia producen micro-quemaduras en las venas, por lo que se siente algo de dolor. En general es muy bien tolerado por el paciente y solo se siente durante la sesión.

 

¿Cuánto tarda en hacer efecto?

El efecto es lento. Puede tardar varias semanas en hacer efecto y varias sesiones en verse el resultado. ¡ES UN TRATAMIENTO DE MUCHA PACIENCIA!

Progresivamente se va observando que las venas se aclaran (en lugar de verse rojas o violetas, pasan a verse rosa pálido) y que algunos sectores desaparecen.

 

¿Qué puedo hacer después de una sesión de radiofrecuencia o láser?

Después de una sesión de esclerosantes hay que evitar los ejercicios intensos. Lo mejor es poder acostarse un rato luego de la sesión.

HAY QUE EVITAR EXPONER LAS PIERNAS AL SOL. La exposición al sol aumenta la posibilidad de que queden manchas en la piel ( ‘hiperpigmentación’). Lo ideal es no exponerse al sol durante todo el tratamiento y hasta un mes después de la última sesión. De ser inevitable exponerse al sol antes, utilizar dentro de lo posible pantalón largo y protector solar con alto grado de protección UV.

Tampoco hay que utilizar camas solares durante el tratamiento y un mes después.

Sí se puede tomar sol en la cara, cuidando de tener bien tapadas las piernas e, idealmente, con protector solar (aunque estén tapadas).

Puede darse una ducha ese mismo día. Para tomar baños de asiento o sumergirse en una pileta, es mejor esperar al día siguiente.

 

¿Es necesario vendar las piernas después de una sesión de radiofrecuencia o láser?

No es siempre necesario.

Hay pacientes que sienten la pierna más ‘contenida’ luego de una sesión si se colocan la venda.

 

¿Cuántas veces se puede repetir el tratamiento con láser o radiofrecuencia?

Todas las veces que sea necesario. Las venas en las que nuestro equipo realiza el tratamiento esclerosante son pequeñas venas que drenan algunos sectores de piel. El cuerpo tiene miles de venas para suplir la función de estas venas.

Realizar el tratamiento esclerosante no afecta de ninguna manera la circulación general del organismo.

 

¿Qué complicaciones puede tener?

Como todo procedimiento en Medicina, el tratamiento con láser o radiofrecuencia de las várices puede tener algunas complicaciones (¡el que dice lo contrario de algún procedimiento o tratamiento, miente!).

Afortunadamente, las complicaciones de este tratamiento son muy raras. Podemos citar:

  • Hipersensibilidad al láser o radiofrecuencia: hay pieles que son más sensibles. En ese caso hay que suspender el tratamiento.
  • Manchas en la piel (Es importante no exponerse al sol o cama solar para disminuir el riesgo. En general son manchas hiperpigmentadas – oscuras, que aclaran varios meses después)
  • Formación de coágulos en las venas: realizando el tratamiento en las pequeñas venas de la piel (‘arañitas’), el riesgo es muy bajo.

 

¿Cómo es el tratamiento de las arañitas con esclerosantes?

¿Cómo es el tratamiento de las várices grandes con láser o radiofrecuencia?